Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

 

 

 

 

Info General Página inicial Servicios

 

Catálogo General La luna roja Mataburros         FairPlay                   Lo siniestro Sherlock Holmes Archer x Archer Thrillers al Sur Otras rutas        Mundial '78   Menú General Caso Souto        DT del Proceso   En el camino      Edipo en Noticias El Caso D             El Séptimo Círculo Rubén Derlis  Pierro-Tangos     Nira Etchenique  Fútbol S.A.

 

BIBLIOSports Raspaud          River-Boca

 

Otras bases      Deporte y Cs.Soc. 

 

Ordenar CDs  Cómo hacerlo

 

E-Mail

 

 

 

 

 

Pagineo    Principio Página
Home

 

* Presencia de nuestra cultura y nuestra lengua en Internet *

 

BAJATE GRATIS LA DEMO

 

 

Unica en su género, esta base documental multimedia contiene todo el material que no se encuentra en publicaciones especializadas en el fenómeno y, además, de lo divulgado, un reprocesamiento que también es inédito. Solamente la info, para aproximar con una idea meramente cuantitativa, es la equivalente a 15 libros, más de 4 horas de música futbolera argentina, latinoamericana y europea, sonido ambiente tribunero, testimonios directos, algunos recuerdos lacerantes, reportajes y comentarios especiales, a lo que se debe agregar infografías exclusivas. Todo con un motor inteligente para los rastreos y una arboladura tal de links que no hay lugar desde el que se acceda que no le permita al usuario, siguiendo los caminos indicados o eligiendo un ruteo propio, no recorrer todo el resto. Si es que tiene aguante...

 

Mientras se termina con la versión final, cosa de irse enterando de qué se trata y haciendo las reservas correspondientes, se pone a disposición de todos los interesados una demo para que la vayan degustando. Por razones de volumen, está repartida en dos partes más o menos iguales, cosa de bajarlas de una vez o de a una por subida a la red. Una vez en el rígido de cada equipo, con el WinZip darle a la descomprensión y, solito, este programa hará una carpeta basedoc y los correspondientes subdirectorios para ubicar todo el material.

 

Vamos de una vez. Un clic por pelotita y dejarla detenida:

 

 

 

 

Déle aquí, suavezón, y comenzará a bajar la basedoc1.zip. Suerte, che. Y que sea con salú.

 

Otro acá, también suave, y seará a bajar la basedoc2.zip. Más suerte.

 

Un material permanente, de consulta, útil para cualquier circunstancia. En partes o totalmente, además se puede imprimir. Los TXTs se pueden mandar aparte, con cualquier procesador y/o editor para reprocesarlos, marcarlos, cambiarles fuentes, colores, tamaño, resaltarlos, etc. Si ya esta demo le va a resultar más que útil, puede ir haciendo los cálculos...

 

 

A propósito, tanto que se ha dicho y escrito sobre el tema, si por lo menos quiere tener una aproximación a la función que cumple y uno de los motivos esenciales por los que nació la barra brava, puede contar con la inmerojable alternativa de un archivo sonoro con un mixing exclusivo del repertorio completo de la más afamada, darle volumen, tratar de seguir haciendo algo, ni intentar imaginarse lo que debe ser con pantaloncitos cortos, en un partido decisivo, en esa cancha, y tratar de agarrar una pelota, una sola, cuando durante 90 minutos, meta bombo y trapo, le dan a lo mismo como quién lava, prácticamente en la oreja. ¿Por qué no hace la prueba? Si total no es nada más que un mundo virtual...

 

 

Como complemento, también con las mismas aptitudes, la más completa biblioteca de ciencias sociales y deportes que cuenta con la ventaja que si está en la red, desde el CD, puede tirar los jumps que lo llevan directamente a la página y al material indicado.

No se trata de un obituario o de una mera recopilación necrológica, más o menos felizmente adornada con lo impactante de la bijouterie del packaging que está de moda y que ha pasado a convertirse en lo esencial de una sociedad hueca, tan carente de acontecimientos como de futuro. Cada víctima fatal tiene todas y cada una de sus circunstancias, llámese fechas, partido, el resultado, su condición, simpatías o fanatismo, el medio utilizado para ultimarlo, si está impune, o sea, todas las otras relaciones que lo exhuman de la condición numérica de estadística en que el stablishment lo volvió a asesinar de nuevo por los dudas y aquí lo devuelven a la condición humana que le arrebataron por haber cometido el delito de ir a presenciar un espectáculo donde estaba en juego la superioridad deseada. Todas. Por supuesto, del mismo modo, el entorno sociopolítico en que los hechos ocurrieron. Asimismo las apoyaturas bibliográficas generales que permiten contar con el marco teórico imprescindible que le evite el empacho con data imposible de metabolizar, tirada a mansalva con Itaka como es el hábito informativo diario. Por ejemplo, para botón de muestra, en lo que se refiere al dichoso Súper Clásico, se acabaron los lacrimosos y guitarreros lugares comunes que pretendieron entronizar como folclóricas causas. Se sacan a relucir todos los trapitos al sol y, por supuesto, hablando del tema, que le vayan diciendo adiós a las candorosas versiones de las carrozas de carnaval y los barquitos de lejanas tierras. Los colores son el tótem identificatorio para la confrontación y el motivo por el cual se porfía, se mata o se muere de manera ritual y simbólica en las estipulaciones iniciales, pero cada día de manera más explícita, para colmo haciendo cultura y preanunciando la manera en que se va a lidiar, matar y morir en el resto de la sociedad.

 

 

Entre los aportes, aparte de ser otra trabajo más de quien hace ya casi dos décadas fue el primero en advertir que el punto de inflexión se había producido en 1958, después de la catastrófica perfomance deportiva en Suecia, también se completa el agregado nada desdeñable del sesgo único que aportaba el fenómeno el haber sido un país que gracias al Fútbol Espectáculo, de la mano de herederos del General ya aggiornados entonces, tras la batuta ideológica de un capitán ingeniero, desde el año siguiente pusieron toda la carne al asar para la nada desdeñable tarea de  instalar la Economía Social de Mercado en este microcosmos mientras temporariamente fracasaban en la macrosociedad e iban a tener que esperar tres décadas, genoicidio mediante, para lograr el mismo objetivo a gran escala y conseguir el mismo resultado: gambetitas muy vistosas en un m2, pero una jibarización, un zapato chino y un default económico generalizado con la contrapartida de obscenos enriquecimientos individuales que hicieron punta y se los miró despectivamente creyendo que eran meramente deportivos o problemas de cuarta, entre negros. En este sentido, ahora mucho más completo y con toda la potencia que permite la informática, el contrapunteo de lo presuntamente deportivo con su entorno permite ver, con el paso del tiempo, los alucinantes mensajes de alarma que se envió desde todas las canchas y que taparon los papelitos y el aguante, sobre todo el aguante, siempre el aguante...

 

 

Todas las refencias y puntuales en torno a lo que también desde su momento fue un hallazgo, como es la irrupción, desde el segundo título mundial en 1986, de las muertes remotas y junto con el arrasamiento del cable y la tevé satelital, la repetición virtual del escenario deportivo y del conflicto, mostrando, hasta con un poco de pavor, que la infraestructura colonial que dejaron los españoles, abulonada por el tendido ferroviario inglés sobre el que se asentó y permanece el fútbol, ha dejado intacto el mundo agrario de una Argentina que sigue teniendo al Gran Puerto como emblema y paradigma, además de sus dos grandes clubes, con una cuna y un origen muy especiales, juegan hasta el hartazgo el único partido nacional de una Nación que nunca tuvo un campeonato nacional o, inviertiendo los términos sin que se altere el producto, un esmirriado campeonato nacional de un país que nunca llegó todavía a ser Nación, depende de cómo se mire. O, si se quiere, dependiendo desde dónde se lo mire: si desde la popu o la platea oficial...

 

Trabajos completos de cientistas sociales, tanto argentinos como extranjeros, aportan una verdadera biblioteca especializada, buena parte de ella inédita. Reflexiones y elaboraciones fundamentales de Eduardo Archetti, Bernard Jeu, Roberto Di Giano, Christian Bromberger, Gastón Gil, Michael Raspaud, Julio Frydenberg, algunos traducidos especialmente, se convoyan con informes de publicaciones como la inglesa The Economist o TXTs inusitados como los de Ezequiel Martínez Estrada, Eduardo Galeano, George Orwell o Mario Vargas Llosa, que apuntan desde diferentes ángulos a iluminar un mismo espacio, hasta ahora lleno de confusiones, gritos, clamores, bullanga e irracionalidad.

El CD aporta, incluso, todo el soft necesario, gratuito, sin limitaciones de ningún tipo, al estilo de los demos o los trials, que le permiten ver, rastrear y escuchar en los diversos formatos, con documentos auxiliares o pantallas de ayuda que no lo dejan solo al usuario en ningún momento. La característica principal de la estructura de esta base documental multimedia la convierte en una referencia tan imprescndible como a mano para cualquier consulta que surja en cualquier momento. Sin contar, como es obvio, que entre sus opciones se encuentra la de imprimir, total o parcialmente, aquellos TXTs que se considere útil tenerlos en papel y leerlos reflexivamente de la única forma que sigue siendo irremplazable o bajarlos a disco en el formato que se desee para armar sus propias carpetas o archivos.

 

 

Más de tres cuartos de siglo del deporte que mayor grado de desarrollo y organización ha tenido en la historia de la humanidad desde que irrumpió en una taberna masona londinense por la década de 1860, pero cuyos orígenes reales se remontan a la antigua Grecia del desdichado Edipo, el que se llamaba así por los pies redondos, y que el que difundió en esta orilla del brazo de mar al que le llaman río, un maestro escocés, dejó su impronta para siempre y los nativos del lugar le supieron dar un sesgo muy particular y distintivo, no solamente en la forma de tratar la pelota sino también en la forma de matar y morir por ese valor supremo en que desde siempre se constituyó el fútbol.