Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

 

 

 

 

Info General Página inicial Servicios

 

Catálogo General
La luna roja Mataburros          Fair Play              Sherlock Holmes    Archer x Archer Muerte & Fútbol Thrillers al Sur Rutas al Futuro     Caso Souto        Mundial 78         En el camino     Edipo en Noticias El Caso D             El Séptimo Círculo Rubén Derlis   Pierro-Tangos   Nira Etchenique Fútbol S.A.

 

BIBLIOSports Raspaud             River-Boca

 

Otras bases    Deporte y Cs.Soc.

 

Bajadas
Lector .PDF
Player RealAudio


Ordenar CDs   Cómo hacerlo

 

E-Mail

 

 

Pagineo    Principio Página
Home

* Presencia de nuestra cultura y nuestra lengua en Internet *

 

¡YA SALI!

ROBERTO GASPARINI - JOSE LUIS PONSICO

EL DT DEL PROCESO

2ª EDICION

XIº Mundial de Fútbol 

 





 

El  Quijote de la Cancha. El Primer Ministro del Exito. El culto y leído, nacido en un barrio residencial de Rosario, con look de contestario. El que también gozó de una Lista Negra de Periodistas para uso oficial y exclusivo porque no se lo podía criticar ni para còmo se pateaban los tiros libres. El que puso de médico a un cumpa de los años mozos y después los titulares hablaban de Doping con Aceite de Oliva. El que sabe toda la verdad y es el origen del Misterio Carrascosa. También del indescifrable Enigma Ortiz, un endiablado puntero izquierdo que de pronto se queda sin habla y casi descerebrado por un supuesto medicamento mezclado con whisky. El habitué de la noche porteña. El de un piso en la avenida Quintana, frente al Alvear Hotel. El de la gorrita cábala a la que le puso un Puma, pero sin segundas intenciones, que se agarró a las patadas con el gallito de Le Coqs Sportif patrocinado por Carlitos Lacoste, que llegará a vice de la FIFA y al sillón de Rivadavia por unos días. El protegido de los Vigil de Atlántida, cuando ya no dejaban entrar periodistas que convivieran con mujeres si no estaban casados por Iglesia y todavía no usaban a empleados paralíticos para importar Mercedes Benz con franquicias. El que firmaba libros escritos por ghost journalists que después la jugaron de perseguidos. El que roscó el puesto de DT oficial con el Loro Miguel, en épocas del Brujo López Rega, gracias al Huracán campeón presidido por un médico de la UOM y firmar una solicitada bajo el lema Cámpora al Gobierno, Perón al Poder. Asimismo el único que junto con el vicealmirante Castro Madero, de la Comisión Nacional de Energía Atómica, fue la otra excepcionalidad de sobrevivir a la degollatina burocrática después del 24 de marzo.

¿Cómo se llama el que seguirá culebreando hasta ser furgón de cola del menemismo y presentarse por la ley de lemas como candidato justicialista a gobernador de su provincia natal, Santa Fe?

César Luis Menotti.

¿Qué hizo?

Ser el director técnico del Proceso, el encamado con el éxito que inaguró el enajenante y despersonalizado hablar en tercera persona de sí mismo, tener una filosofía hasta para ir al baño, ser presentado como modelo empresario del mundo porvenir y que cuando el barco de la más feroz dictadura conocida -hasta ahora- empezó a hacer agua, quiso emular al Marqués de Sobremonte, pero imprevistamente vivaracho se le presentó el magnánimo Leopoldo Fortunato, todavía con todos los óleos del Departamento de Estado, en la concentración marplatense que iba a duplicar en España '82 todos los viejos lauros y le dio el abrazo del oso, amor con amor se paga, en otros años el joven oficial del IIº Cuerpo intercedía ante la cana provinciana por el larguilucho flacuchento y pelilargo que jugaba en la inferiores de los canallas y andaba haciendo pintadas para la Fede, como cariñosamente le decían a la Juventud Comunista, che, cosa de pendejos, mi comisario, la edad lo cura todo y como ya lo había dicho el viejo Alfredo Palacios, en la Argentina los incendiarios de hoy serán los bomberos del mañana.

¿Cómo? ¿El pobre pumita  cabulero se le cayó de la gorra al corazoncito izquierdoso de la remera exclusiva? Chiquitaje. Los Sea Harrier ya estaban por despegar y llenarnos de misiles para galvanizar todos los olvidos.

¿O ya no se acuerda nadie?

Pronto se va a cumplir un cuarto de siglo.

Esta segunda edición sale cuando le falta poco para celebrar los veinte años de su aparición.

No olvidemos más, por favor. 

Facsímil de la tapa de la primera edición, aparecida en julio de 1983, al año de Malvinas y con urnas que iban a dejar de estar bien guardadas por los pretorianos de siempre.

Este libro, entre otros no pocos méritos documentales, tiene el histórico de haber hecho punta en lo que después sería moda: la literatura testimonial, el periodismo de investigación que excede en cantidad y tratamiento del tema los formatos tradicionales. Sus autores, además, no sólo eran de profesionales ya curtidos en redacciones varias sino activistas gremiales y profesión de fe peronista, una camiseta que ni a la hora de los brindis ni de los cachetazos jamás cambiaron, cambalachearon y menos que menos camaleonaron. La currícula profesional y política de ambos está a la luz del día. Los patrimonios y las cuentas de banco también. Siempre tuvieron toda la carne sobre el asador. A cualquiera de los dos les cabe las generales de la ley, pero entre los cargos críticos a levantar no estarán jamás ni el careteo ni el haber cambiado nunca de caballo en medio del río. ¿Cuántos pueden decir lo mismo en una época donde el travestismo de todo tipo está a la orden del segundo, ni siquiera del minuto o del día?

José Luis Ponsico y Roberto Gasparini, los autores, treintañeros entonces, a principios de los '80. ¿El fútbol es la continuación de la política por otros medios o ésta es la continuidad lúdica del otro? That is the despelote...

Es fácil ser profeta del pasado, pero ¿hubiera podido ser Argentina campeona mundial de fútbol, en 1978, si todo no fue como fue? Con un origen y un destino antagónico, más que ambiguo, el primer lauro, cuando ya los brasileños acumulaban tres y los uruguayos dos, se vino a dar justo cuando se estaba a mitad de camino de la euforia tablonera y la congoja histórica. Por eso, El Director Técnico del Proceso, a un cuarto de siglo de sucedido lo que sucedió, a casi veinte años de su aparición, tal cual, sin ningún retoque, adquiere una inusitada dimensión para revisar con la mayor calma posible, en el medio de la hecatombe, la inevitable falsa conciencia que sigue levantando aquel acontecimiento, a pesar de que junto con Malvinas, tan estrechamente ligados por tantos motivos, en los últimos años ha habido un intento de exhumación y rescate por parte del stablishment.

Para volver a leerlo o leerlo por primera vez. Pero no para revancha o para abdicar de nada. No es un partido de fútbol. Es un pedazo de historia y de alguna vez hay que empezar a pensarla y así no repetirla.

Los dos logos que jamás podrán ser disociados del suceso y que  dividirán por siempre  las aguas. Métale un clic a cualquiera de los dos,  de su preferencia, porque aquí somos democráticos y no hacemos distingos, y se baja GRATIS la versión electrónica del trabajo.

 

Si quiere más sobre el tema de la epopeya de 1978, como, por ejemplo, bajarse gratis la primera parte del libro documental

LO DE LOS MILITARES FUE MUNDIAL 

de Amílcar Romero

en formato PDF y comprimido, no tiene más que hacerle clic al loguito

Por más detalles sobre este volumen, ir a la página con un clic.