Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Presencia de nuestra lengua y nuestra cultura en Internet  

 

 

 

 

Info General Página inicial Servicios

 

Catálogo General
La luna roja Mataburros           Fair Play              Sherlock Holmes Archer x Archer Muerte & Fútbol Thrillers al Sur      El Séptimo Círculo Otras rutas           Caso Souto        DT del Proceso  Mundial 78         En el camino     Edipo en Noticias El Caso D      Rubén Derlis  Pierro-Tangos   Nira Etchenique  Fútbol S.A.

 

BIBLIOSports Raspaud       River-Boca

 

Otras bases Biblioteca virtual

 

Bajadas
Lector .PDF
Player RealAudio

 


Ordenar CDs   Cómo hacerlo

 

E-Mail

 

 

Pagineo    Principio Página
Home

 

 

Muy pronto en línea y formato .PDF

SIGMUND FREUD

Lo siniestro

Una obra fundamental no sólo para abordar el pensamiento del padre del psicoanálisis, sino como metodología del pensamiento. El maravilloso rastreo de los lenguajes en una época sin computadoras y sin que para nada hubiera surgido el concepto de navegar un idioma es lo que lleva a concebir, en caer en la tentación de sumergirse en la vida cotidiana en cada vocablo usado y percibir la riqueza, la maravillosa arboladura, llena de profundas, infinitas connotaciones, en que vivimos inmersos sin darnos cuenta.

El joven médico vienés, en una foto poco difundida de 1887, por la época en que también se dio una vuelta por la Argentina... Pero todavía faltaba París, Charcot y lo que vendría.

Partir desprejuicidamente de una vocablo como lo siniestro, en todos los imaginarios populares ubicado al fondo a la izquierda, más precisamente, y hurgar en lenguas aledañas, alejarse todavía más territorialmente en algo que necesariamente está asociado a lo no próximo, a lo que jamás nos podría pertenecer, para terminar encontrándolo debajo del propio lecho, junto a las pantuflas, es algo más que apasionante.

También puede ser sorprendente y algo más.

Como lo es para los que miran al entonces psiquiatra vienés prejuiciosamente como alguien escudado en discursos crípticos, solo para entendidos, y se encuentran con un TXT afable, cercano, ameno, tan a mano justamente como lo siniestro...