Make your own free website on Tripod.com
 

 

 

 

 

 

 
Info General Página inicial Servicios 

 

Catálogo General La luna roja Mataburros            FairPlay                   Lo siniestro        Archer x Archer Muerte & Fútbol Thrillers al Sur Otras rutas      Mundial'78  Sherlock Holmes  DT del Proceso    El Séptimo Círculo  En el camino     Edipo en Noticias El Caso D      Fútbol S.A.

 

BIBLIOSports Raspaud

 

Otras bases      Deporte y Cs.Soc. 

 

Ordenar CDs  Cómo hacerlo 

 

Bajadas 
Lector .PDF 
Player RealAudio 

 

E-Mail  

 

  

 

  

 

 

 

Pagineo    Principio Página 
Home 

 

* Presencia de nuestra cultura y nuestra lengua en Internet *

ROBERTO PERFUMO, EL MARISCAL, Y EL 

CASO SOUTO

Setiembre del 2003. Ya instalado en su despacho de la Secretaría de Deportes de la Nación, posa junto al jefe de gabinete, Alberto Fernández, hincha de Argentinos Juniors, para la agencia DyN de noticias. Una dilatada carrera como futbolista, DT, fabricante de camperas y comentarista de tevé. Un clic sobre la imagen y descarga la edición electrónica en formato .PDF y posibilidades de multimedia.

Roberto Alfredo Perfumo fue idolatrado como El Mariscal. Se inició en la inferiores del Racing Club de Avellaneda como delantero y las exigencias de la época lo fueron retrasando hasta llevar el N° 2 de la espalda, en ese club y en la selección argentina, una verdadera leyenda que en esos lugares había dejado nada menos que Pedro Dellacha, el Don Pedro del Area.

El 25 de mayo de 1964, aunque ya profesional, formando parte del equipo nacional que disputaba el preolímpico en Lima, fue testigo involuntario de una de las masacres más atroces, insensatas e increíbles que ha tenido el fútbol: los militares peruanos ordenaron detener el conteo de víctimas fatales cuando iban por la 350ª. La tragedia iba a salir a relucir en la causa por motivo del asesinato ritual del primo de su esposa, Mabel Pastor.

En el Mundial 66, jugado en Inglaterra, estaba a espaldas del Rata Rattin cuando ocurrió el famoso episodio donde la farsa se convirtió en patrioterismo. Tiene que haber visto todo. Por lo pronto, trató en forma directa a personajes como Juan Carlos Lorenzo, El Toto, y Valentín Suárez, El Zorro o El Hombre Esperado. A propósito del primero, con motivo de cumplirse 30 años de los fastos y en la reunión que a propósito organizó El Gráfico, cosa de mantener viva la payasada, el goleador Luis Artime dijo con el infalible don de de la oportunidad que lo caracteriza en todo: "En el país del verso el fue el que más verseó a todos." 

Puede parecer curioso, pero no lo es: el famoso semanario de la familia Vigil, paradigma del periodismo deportivo argentino y siempre primero procurando dar la nota allí donde estuvieran la fama, el poder y el dinero, curiosamente jamás nombró a Tito Souto ni publicó una sola foto del cortejo fúnebre con la delegación de El Equipo de José en pleno y El Mariscal a la cabeza. Se limitó a llamarlo "el chico muerto en Huracán". Nada más. Toda una obra maestra en la materia. Una hilacha que había mostrado en la masacre de 1944 y en la que se va a venir en 1968, las dos en el Monumental, y ni qué hablar a la hora de tirar papelitos y recoger containers de dinero con los militares y el Mundial 78.

Roberto Perfumo se codeó con la mafia del fútbol y solo, en un atardecer de Junín, tuvo que ir a poner la cara y el pecho a la patota que le habían mandado especialmente. Su intransigencia en defender sus derechos le valió un ostracismo de casi una década como DT. En 1984, todavía con el anatema encima, aceptó hablar sobre el adolescente que habían reventado en la cancha de Huracán por ir a verlo jugar a él. También dará testimonio de lo que le dijeron a él, en la comisaría, donde había sido convocado especialmente por ser quien era y que no tenía nada que ver con la verdad.

Poco antes de la primavera del 2003, el desplazamiento político del vicepresidente de la Nación y singular deportista, Daniel Scioli, sobre todo de su gente en la cartera de Deportes, llevó al Mariscal a ocupar tan alto cargo. El poder y la política no respetan pelos ni señales. Pero más allá de cuál sea su suerte, el chico de la sombrilla que nunca tuvo nada en las manos seguirá tal cual. Imperecedero. Eterno.

Durante la charla mantenida en un café de Once, por aquel entonces lejos de poder especular con todos estos avatares, Perfumo salió como siempre: con los tapones de punta y pierna fuerte, por supuesto, pero siempre un paso más atrás o al costado para no quedar tan expuesto. Sin embargo, no pudo o no quiso ocultar cómo lo sacude, cómo lo remueve aquel episodio, sobre todo la imagen imborrable de cuando en el atardecer del domingo 9 de abril de 1967, al llegar recién bañado a la comisaría 28ª, luego de haberle ganado con comodidad 4 a 1 al glorioso Globito con aquella aplanadora invicta que era El Equipo de José, sin saber muy bien de qué se trataba ese mensaje casi cifrado que le había llegado al vestuario, se encontró con la cara de Floreal Souto, el tío de su mujer y recién empezó a entrever la hondura de la tragedia, en el más grosero bofetón que recibió en toda su carrera futbolera y justo del lado de todo lo que más amó siempre.

Altri tempi. También 1967, en Avellaneda, con Pizutti. Con Tito Pizutti...  

La edición electrónica de El chico de la sombrilla, de Amílcar Romero, reconstruye con minuciosidad lo sucedido y lo que se dejó conocer, rescatando lo que quedó sentado en la causa, el testimonio de los tres sobrevivientes, parientes, vecinos, juez, secretario y policía interviniente.

 

La edición electrónica, para los que estén en condiciones de entrar en línea y tener configurado el RealAudio les permite acceder simultáneamente a archivos de sonido del famoso cantito de entonces para El Equipo de José, canciones de la época, relatos de partidos, reportajes a los protagonistas de entonces, tantos deportistas como los hombres de la administración de justicia que invinieron.